Descartes

Este francés del siglo XVII es, sin lugar a dudas, una figura emblemática de la historia de la cultura occidental. Su obra, consciente de posicionarse contra el pensamiento que le precedía, es un excelente punto de partida de la Edad Moderna en muchos sentidos.

Descartes logró algo muy difícil: fundar una nueva filosofía sobre nuevas bases, y abrir nuevos horizontes para el pensamiento occidental. Desde entonces, todos han tenido que pensar dentro de su marco y con sus reglas de juego. Especialmente todos aquellos que han intentado rebatir sus postulados.   

Descartes

Ideas

El pensamiento de Descartes es el gran proyecto de fundamentar las ciencias y las filosofía sobre bases sólidas. Un proyecto que tendrá dos grandes horizontes: la búsqueda del método y la unificación del conocimiento científico.   

“… parecíame nuestro siglo tan floreciente y fértil en buenos ingenios, como haya sido cualquiera de los precedentes”.  

Discurso del método, Primera parte

“Es necesario un método para investigar la verdad de las cosas”.

Reglas para la dirección de la mente, Cuarta regla.

“Fue el primero, no admitir como verdadera cosa alguna, como no supiese con evidencia que lo es; es decir, evitar cuidadosamente la precipitación y la prevención, y no comprender en mis juicios nada más que lo que se presentase tan clara y distintamente a mi espíritu, que no hubiese ninguna ocasión de ponerlo en duda”. 

Discurso del método, Segunda parte. 

“Advertí que, queriendo yo pensar que todo es falso, era necesario que yo, que lo pensaba, fuese alguna cosa; y observando que esta verdad: “yo pienso, luego soy”, era tan firme y segura que las más extravagantes suposiciones de los escépticos no son capaces de conmoverla, juzgué que podía recibirla sin escrúpulo, como el primer principio de la filosofía que andaba buscando”. 

Discurso del método, Cuarta parte. 

“Cerraré los ojos ahora, me taparé los oídos, dejaré de hacer uso de los sentidos, borraré inclusive de mi pensamiento todas las imágenes de las cosas corporales o, al menos, ya que esto es casi imposible, las tendré por vanas y falsas; y así, en comercio sólo conmigo y considerando mi intimidad, procuraré poco a poco conocerme mejor y familiarizarme conmigo mismo. Soy una cosa que piensa, es decir, que duda, afirma, niega, conoce pocas cosas, ignora otras muchas, ama, odia, quiere, no quiere y también imagina y siente”. 

Meditaciones metafísicas, Meditación Tercera.

Obras principales

Ediciones y traducciones de sus obras que recomiendo

Discurso del método y Meditaciones metafísicas (Tecnos, 2002)

Una propuesta para tener 2 en 1. El Discurso (1637) es una autobiografía intelectual espléndida para adentrarse en la génesis del pensamiento cartesiano. También es un prefacio a tres tratados: Dióptrica, Meteoros y Geometría. Por su parte, las Meditaciones (1641) constituye un desarrollo más sólido de cuestiones apuntadas en el Discurso.  Su inicio es una gran duda estratégica en la que aplica la primera regla del método.   

Reglas para la dirección del espíritu (Alianza, 2018)

Una obra inconclusa y de publicación póstuma, pero importante para entender en profundidad y con detalle el proyecto cartesiano. De hecho, es muy anterior al Discurso y en ella encontramos ya formalizado su afán por dar con un método que unifique las ciencias. Aquí está la semilla y el despliegue de la mathesis universalis, la “ciencia universal” aplicable a todos los objetos de conocimiento.      

El Mundo o el Tratado de la luz (Alianza, 2019)

Anterior tanto al Discurso como a las Meditaciones es esta obra, que interrumpió la redacción de las Regulae de las que hablábamos antes. Aquí encontrarás al Descartes más sistemático, atreviéndose a plantear una hipótesis alternativa al gran edificio físico-cosmológico aristotélico. Un verdadero ejercicio de audacia intelectual que sitúa al autor en un lugar de honor en el amplio contexto de la denominada “revolución científica”.  

Las pasiones del alma (Tecnos, 2010)

El testamento. La filosofía cartesiana puede parecer muy ajena a las pasiones, pero nada más alejado de la realidad: es ahí donde está en juego la relación entre alma cuerpo y alma. Precisamente el detonante fueron las preguntas de Isabel de Bohemia al respecto sobre esa relación no aclarada de manera suficiente hasta entonces. El resultado es un verdadero tratado de física sobre las pasiones: qué son, cuántas hay y cómo se relacionan entre ellas. 

Bibliografía Secundaria

Estudios recomendables de especialistas que abordan su obra o estudian aspectos específicos.

Salvi Turró. "Descartes. Del hermetismo a la nueva ciencia". Anthropos, 1985.

Cuando el profesor Turró escribe algo sobre filosofía moderna, hay que leerlo. En este caso, aborda un Descartes desmitificado, menos transitado pero esencial, en la medida en que permite comprender todos los vericuetos de la génesis de su pensamiento y su lugar histórico en el desarrollo de la ciencia moderna.   

Ernst Cassirer. "El problema del conocimiento en la filosofía y en la ciencia modernas". FCE, 2017.

Una invitación a viajar al corazón de la modernidad, de la mano de un experimentado navegante, clásico del pensamiento del siglo XX. Una lectura creativa y personal, pero muy útil para dibujar el contexto en el que emerge la obra de Descartes y su teoría del conocimiento. Esta es tan sólo la primera estación. 

Antonio Damasio. "El error de Descartes. La emoción, la razón y el cerebro humano". Destino, 2018.

Entre las críticas contemporáneas al dualismo cartesiano, destaca la de este neurólogo, que pone en el centro el estudio de las emociones y su relación con la conciencia. Una lectura interesante no sólo para ir más allá de Descartes, sino también para comprender las implicaciones de su obra y valorar la vigencia de su pensamiento en los debates actuales. 

Episodios Dedicados

Capítulos de mi podcast Filosofía de Bolsillo especialmente dedicados a este autor.

René Descartes y la modernidad

La bienvenida a Descartes hablando de su tiempo y situándolo en un amplio contexto intelectual para conocerlo mejor. Eso nos llevará a preguntarnos qué es eso de la modernidad, y a valorar la influencia de figuras como Michel de Montaigne o Galileo Galilei en su proyecto filosófico.

La búsqueda del método y la unidad del conocimiento

Entender el origen, la relación y el propósito de las dos grandes obsesiones de Descartes, la búsqueda de un método y la unificación del conocimiento humano, es el primer paso para entender su gran aportación. La primera de ellas ya la encontramos en las Reglas para la dirección de la mente (1628). Por eso, comenzamos por analizar la la génesis y el contexto de su pensamiento.

La búsqueda del método y la unidad del conocimiento II: Descartes y Llull

Descartes cita y critica a Ramon Llull (1232-1316) en el Discurso del método: un predecesor importante en el proyecto de unificación del saber en una ciencia lógica. El filósofo francés desarrolla un método matemático, pero el álgebra en su pensamiento, tendrá la misma función que el alfabeto en el sistema de Llull, un precedente de las actuales tecnologías de la información.

“No admitir como verdadera cosa alguna, como no supiese con evidencia que lo es”

Descartes

Filosofía

de bolsillo

Contacto

Diego Civilotti

Filosofía de Bolsillo 
correo@filosofiadebolsillo.com