“Parerga y Paralipómena I” de Arthur Schopenhauer (Trotta, 2020)

Schopenhauer tardó en llegar a ser un nombre conocido. El filósofo de éxito era Hegel, cuya filosofía además él aborrecía, y a la que le dedicó los peores calificativos que se le ocurrían (y para insultar Schopenhauer tenía un ingenio especial). Él, a diferencia de Hegel, ocupaba una posición algo marginal, con una vida al margen de la comunidad académica que dificultó la difusión de su obra. En el fondo lo que también dificultó ese éxito temprano era el contenido de su pensamiento, que presentaba la felicidad y el progreso como una ilusión, mientras Hegel hablaba del progreso triunfante de la historia, con las aulas llenas a reventar.

Parerga y paralipómena sí tuvo gran difusión, y es el nombre que reciben un conjunto de escritos de Schopenhauer que hoy traigo, en edición de Trotta y en su primer volumen de los dos que componen la obra. Como los define el autor en el prólogo, se trata de escritos menores, “trabajos complementarios, añadidos a sus obras sistemáticas y más importantes”. Y con esto se refiere a Sobre la cuádruple raíz del principio de razón suficiente y sobre todo, a El mundo como voluntad y representación, que fue ignorado tanto en su primera edición (1819) como en su segunda edición (1844), y tuvo que esperar a la tercera (1859), cuando ya se había publicado los Parerga, que vieron la luz en 1851 .

Un homenaje que me gustaría hacer, hablando de esta 2ª reimpresión, a Pilar López de Santa María, la editora y traductora de este libro, que falleció el pasado jueves 14 de enero. Además de un auténtico referente en los estudios sobre Schopenhauer, una profesora magnífica, por los testimonios que he podido conocer, profesora titular de la Universidad de Sevilla, y la primera catedrática de Filosofía que tuvo Andalucía, cuando obtuvo la cátedra en el año 2009.

Una traducción muy cuidada, a partir del original alemán publicado por la editorial Brockhaus, con un gran trabajo de traducción añadida, de todas las citas que Schopenhauer va haciendo en diferentes idiomas, y un glosario alemán muy útil. La profesora López de Santa María, ofrece un estudio breve pero soberbio sobre el contexto y el sentido de estos escritos con este título tan curioso. Parerga hace referencia en griego a lo accesorio o añadido, y Paralipómena tiene que ver con aquello que se ha omitido. Estos segundos tendrían más importancia, porque son todas aquellas ideas que Schopenhauer no tuvo tiempo de desarrollar.

Tras la introducción de López de Santa María, el libro contiene 5 ensayos y un ensayo final algo diferente al resto. 2 primeros que son lecciones de historia de la filosofía hasta llegar a él mismo, lógicamente, donde hace balance crítico de autores y corrientes, uno dedicado a los que viven de la filosofía y no viven para ella, titulado “Sobre la filosofía de la universidad” (Schopenhauer en estado puro), dos ensayos muy peculiares por la temática que se aborda (en uno de ellos, sobre lo que llamamos fenómenos paranormales) donde la influencia de Kant está muy presente. Y para terminar, los “Aforismos sobre la sabiduría de la vida”.

El último ensayo de este primer volumen de los Parerga y Paralipómena es el más célebre y quizás el más interesante y provocador, donde Schopenhauer interpela más al lector. En conexión directa diría, como herederos, de la sabiduría antigua: de la sabiduría de los socráticos, los cínicos y los estoicos.

Estos Parerga y paralipómena son pues, una excelente manera no sólo de adentrarse en Schopenhauer, sino incluso diría en la filosofía. Un texto que conserva no sólo todo su vigor, sino que a veces parece escrito para nuestra época, con todas sus confusiones y sus miserias.

La Dra. Pilar López de Santa María, que queremos recordar hoy, nos recordaba en su introducción que de Schopenhauer podemos extraer lecciones y motivos de reflexión los que de una u otra manera nos dedicamos a la filosofía o al fomento de la cultura, y lo hacía escribiendo lo siguiente: “Schopenhauer nos da una lección al comprometerse con la verdad, renunciando, no ya al lucro, que no le hizo falta, sino a la fama que tanto ansió; una buena lección para los que hacen cualquier cosa con tal de “salir en la foto”.

Diego Civilotti – 28/01/2021